Las propinas deben estar sujetas a los méritos de los hijos. Si se  portan mal, hay que  suspender dicha  asignación.
Las propinas deben estar sujetas a los méritos de los hijos. Si se portan mal, hay que suspender dicha asignación.

"Mi hijo tiene 10 años y me ha pedido que le asigne una propina semanal. ¿Es correcto darle dinero a esa edad?", se pregunta José Carlos (42).

De acuerdo con la psicóloga Rachael Silberman, los niños pueden recibir propinas desde los seis años. Lo importante aquí no es darles capacidad adquisitiva, sino estimular en ellos diversos valores. La responsabilidad, por ejemplo, es un valor que se desarrolla cuando el niño enfrenta el reto de imponerse límites a sí mismo. En este caso, gastar con mesura.

AprendizajeAsignar una propina depende, sin duda, de la situación financiera de la familia. El niño debe comprender que recibirá una suma de dinero acorde a las posibilidades de sus padres, no para competir con sus amigos. "Una vez, mi hijo se quejó porque sus amigos recibían más propina que él", comenta Lidia (37).

Otro punto importante: los padres deben enseñar a ahorrar a sus hijos. El es, probablemente, la base de las . Saberlo a corta edad es clave para convertirse en un adulto responsable a la hora de manejar el dinero.