Si no lograste vacante en la universidad, evalúa en qué has fracasado. (USI)
Si no lograste vacante en la universidad, evalúa en qué has fracasado. (USI)

Qué duro es haber sacrificado horas de sueño y diversión, durante meses, para rendir la prueba de admisión y, finalmente, no lograr el puntaje necesario para entrar. Duele.

"No sabía qué hacer. Sentía que el mundo se me venía encima", cuenta José Carlos (18), que postuló en febrero del año pasado a una universidad. "Me tomó varias semanas recuperarme, pero me propuse sacarme el clavo. Así fue: en julio postulé y entré". Lo cierto es que lo más sensato es dar vuelta a la página y seguir adelante. Hay cuatro pasos que se deben seguir.

1. Conversa con tus papás. Cuéntales lo sucedido y explícales que harás lo posible por alcanzar el objetivo. Su apoyo emocional será clave.

2. Entiende que no haber entrado es solamente un obstáculo. No eres un "fracasado". Tampoco te compares con tus amigos que sí entraron.

3. Analizar en qué fallaste. ¿Te pusiste nervioso? ¿No estabas preparado? ¿Sabías pero te faltó tiempo? Repasa esos errores y aprende de ellos.

4. Manos a la obra. Averigua cuándo será el próximo proceso de admisión. Elabora un plan de estudios y busca toda la asesoría necesaria.