Tomar breves descansos de tres a cinco minutos es vital. (USI)
Tomar breves descansos de tres a cinco minutos es vital. (USI)

"El que trabaja más no siempre es el más eficiente", afirma Manuel Saravia Oliver, psicoterapeuta del Instituto Guestalt de Lima. Para el especialista, es necesario que los trabajadores inviertan tiempo en el descanso, la familia y las actividades de ocio. Es una medida para estar sano.

Adicción peligrosaEstamos en la era de los adictos al trabajo. El sale de vacaciones y no se puede despegar de su o tablet. "Tiene poca capacidad de disfrute. No goza el descanso: piensa en todo lo que pierde por descansar", precisa Saravia.

Actitudes de este tipo generan manifestaciones físicas y psicológicas: estrés, dolor de cabeza, problemas en la piel, frustración. Es por ello que las pausas deberían ser parte de una cultura de salud.

Cambio de costumbresEl proceso para sentirse mejor arranca con pequeños detalles. Saravia sugiere hacer, en el trabajo, pausas cada hora y media. Tomar breves descansos de tres a cinco minutos, ya sea para tomar aire, conversar con un compañero o estirar las piernas.

Otro aspecto importante es el respeto de los horarios para alimentarse, para volver a casa, para cumplir con las obligaciones. "Tenemos una mala costumbre: contar con una hora de entrada, pero no de salida. Una persona que organiza su tiempo es una persona que respeta su vida", explica Saravia.