10% es el procentaje estimado de la población mundial que padece de insomnio. (Internet)
10% es el procentaje estimado de la población mundial que padece de insomnio. (Internet)

El insomnio se clasifica en dos grandes grupos. El insomnio de corto plazo, por un lado, consiste en la dificultad para conciliar el sueño, pero que no dura más de tres semanas. "Ocurre cuando estamos preocupados, tensos por alguna situación de la vida cotidiana. Sin embargo, desaparece cuando el estimulo negativo se elimina o cuando nuestra capacidad de adaptación nos permite superarlo", precisa el neurólogo Darwin Vizcarra, director de .

El insomnio crónico, por otro lado, es el más preocupante. Es una grave alteración del sueño que dura más de tres semanas y que implica, además, sufrir consecuencias como cansancio crónico, alteraciones neurológicas, desbalances metabólicos, entre otras. No poder dormir tiene su origen en una o más causas. Mencionemos algunas:

INSOMNIO APRENDIDOCuando la persona ha dormido mal varias veces es común que, con el tiempo, desarrolle inconscientemente una mala relación con el hábito de dormir: aprende involuntariamente a dormir mal.

TRASTORNOS DEL ÁNIMOLa depresión, ansiedad y otras psicopatologías son motivos frecuentes.

MALA HIGIENE DE SUEÑOLos horarios desordenados para comer y acostarse, no hacer ejercicio, consumir alcohol y otras sustancias estimulantes, en fin, generan más chances de sufrir insomnio.

SÍNDROME DE PIERNAS INQUIETASMal neurológico que consiste en una incomodidad en los miembros inferiores que obliga a la persona a moverse o sacudirse, dificultando, obviamente, la capacidad de dormir bien.

APNEA DEL SUEÑOSon las pausas anormales en la respiración. A veces pueden transcurrir minutos antes de que la persona vuelva a tomar aire, lo cual interfiere las fases del sueño.