Restos fósiles de la competencia del antecesor del hombre moderno.  (Revista Nature)
Restos fósiles de la competencia del antecesor del hombre moderno. (Revista Nature)

El , antecesor del hombre moderno, competía por la supervivencia con otros dos homínidos muy parecidos, según prueban fósiles de casi dos millones de años de antigüedad hallados en el este de África, publica en su edición de hoy la .

El hallazgo de los restos ocurrió entre 2007 y 2009 al este del en . El análisis posterior, que cierra un largo debate, revela ahora que los fósiles encontrados pertenecen a dos tipos diferentes del Homo erectus.

Al parecer, este sobrevivió porque tenía un cerebro más grande que las otras especies, declaró a la agencia dpa la principal autora del artículo, Meave Leakey. Eso le permitía desarrollar herramientas de piedra mejores y encontrar de manera más fácil alimento, hasta llegar a convertirse en el Homo sapiens.

Los fósiles son la parte delantera de un cráneo, una mandíbula bien conservada y parte de otra mandíbula que han sido fechados en entre 1,78 y 1,95 millones de años. Fueron excavados en el marco del Proyecto de Investigación de Koobi Fora , encabezado por Meave y Louise Leakey.

Previamente hubo debates durante décadas acerca de cuántas especies de homínidos hubo junto al Homo erectus durante el . Ya hace 40 años investigadores del KFRP habían hallado el misterioso fósil . El cráneo tenía un gran cerebro y una cara plana, pero los restos no tenían mandíbula ni dientes, lo que hacía difícil una investigación completa.

Algunos científicos atribuían las inusuales características a diferencias entre sexos y a la variación natural dentro de una misma especie, mientras que otros veían en cambio indicios de la existencia de una especie diferente. Durante mucho tiempo no se avizoraba una solución porque no se volvieron a hacer hallazgos semejantes.

Ahora, los fósiles encontrados ayudan a resolver el dilema. "Durante los pasados 40 años hemos buscado intensamente fósiles en las capas de sedimentos en torno al lago de Turkana que compartieran las características únicas del rostro del fósil 1470 y que nos mostraran cómo eran sus dientes y su mandíbula", explica Leakey. "Por fin hemos encontrado algunas respuestas", agregó.

El coautor Fred Spoor, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, añadió: "Juntos, los tres nuevos fósiles nos dan información sobre cómo se veía realmente el fósil 1470. Ahora está claro que había otras dos especies de homínidos que convivieron con el Homo erectus".