Los padres no deben pasar por alto las conductas exhibicionistas de sus hijos. (USI)
Los padres no deben pasar por alto las conductas exhibicionistas de sus hijos. (USI)

Hay muchos adolescentes que se toman fotos provocadoras y las suben a Internet. Son adolescentes, valga la redundancia, y, por tanto, están expuestos a una serie de peligros que ellos no son capaces de medir o imaginar. Es por ello que la guía de los padres resulta importante.

"Los adolescentes tienen la necesidad de llamar la atención. Buscan ser reconocidos por otros chicos de su edad", asegura Manuel Saravia, psicoterapeuta del Instituto Guestalt de Lima.

"Muchos creen que cuanto más atrevidas sean las fotos que suban a Internet, mayor reconocimiento tendrán. Coquetear con el peligro y romper las reglas es parte de esa búsqueda de reconocimiento", agrega.

MEDIDAS A TOMARPara empezar, sería bueno decir qué no hacer: castigar. Es decir, antes que vociferar, jalar las orejas o aplicar una sanción, lo más apropiado es establecer un puente de comunicación. La idea es saber qué está pasando con el adolescente.

"Los padres deben averiguar cuáles son las aspiraciones de sus hijos, cuáles son sus miedos, deseos, frustraciones. También ayuda mucho ser empáticos: ponerse en su lugar sirve para comprenderlos mejor", asegura Saravia.

Asimismo, poner límites sin explicar el porqué no es una medida aconsejable. "Hay que decirle a qué riesgos se expone. Una foto subida de tono puede afectar su reputación, puede hacer que le falten el respeto, en fin. El adolescente necesita explicaciones, información objetiva", precisa el especialista.