La hidratación es clave en verano. Beber menos agua de la que el cuerpo necesita puede provocar problemas renales.
La hidratación es clave en verano. Beber menos agua de la que el cuerpo necesita puede provocar problemas renales.

1. El es el . Un adulto sano debería beber entre litro y medio y dos litros de agua al día. La cantidad varía en función a la actividad que uno realice.

2. Hay que moderar el consumo de azúcar. Las bebidas azucaradas –gaseosas, jugos artificiales– influyen en el aumento de peso. Es mejor optar por agua, batidos o zumos de frutas.

3. Las bebidas energizantes y ricas en cafeína deben ser consumidas con cuidado. Hay componentes de estas bebidas que pueden causar problemas en órganos como corazón, riñones y estómago.

4. El alcohol deshidrata. Veamos el caso de la cerveza. Si bien tiene agua y ayuda a calmar la sed, es también una bebida diurética, es decir, estimula la eliminación de orina.

5. Los alimentos también hidratan. En especial las frutas y las verduras. Mencionemos algunas buenas opciones: naranja, mandarina, papaya, melón, lechuga, tomate, zanahoria, entre otras.