(Sharkdefense.com)
(Sharkdefense.com)

En 2011, un pescador de los Cayos de Florida (Estados Unidos) halló en el útero de un escualo el feto vivo de un tiburón toro con dos cabezas.

Dos años después, científicos de la Universidad Estatal de Michigan publicaron sus conclusiones sobre el estudio de la rara criatura en la publicación Journal of Fish Biology.

El profesor Michael Wagner, coautor del estudio recién publicado, detalló en su análisis que el ejemplar tenía una bifurcación axial, una deformidad del embrión que comienza a separarse en dos organismos, pero no termina el proceso.

El animal –que murió a los pocos minutos de descubierto- tenía "pocas o ninguna posibilidad" de sobrevivir por mucho tiempo debido a su malformación, resaltó Wagner.

Algunos trataron de buscar la relación entre el caso de este tiburón toro con el derrame de petróleo del DeepWater Horizon en 2010 en el Golfo de México, pero Wagner insistió en que no hay datos para establecer esa relación.