La gratitud es un valor que debe enseñarse desde temprana edad. (USI)
La gratitud es un valor que debe enseñarse desde temprana edad. (USI)

"Si las personas dedicaran tiempo para ayudar a los demás, el mundo sería diferente", afirma Micaela Boza, cofundadora de Sumaq Nuna, proyecto que brinda ayuda social a los habitantes de Llillinta, Huancavelica. "Los niños son los que más se emocionan. Verlos es mi mayor satisfacción", agrega.

BASE CIENTÍFICALo que menciona Boza tiene sentido. La ONU, por ejemplo, señala que las personas dedicadas al trabajo voluntario son menos ansiosas, tienen una autoestima sólida y son más optimistas (Informe Sobre el Estado del Voluntariado en el Mundo 2011).

La Universidad de Buffalo, por su parte, reveló que ser desprendido reduce el riesgo de morir prematuramente, mientras que un experimento realizado por Scientific American demostró que las personas generosas tenían un menor nivel de cortisol, la hormona del estrés. Es decir, ayudar a los demás es, también, ayudarse a sí mismo.

MUCHAS GRACIASPor otro lado, ser una persona agradecida tiene beneficios. Según un artículo de The Wall Street Journal publicado en 2010, la gratitud brinda mayor optimismo, reduce el riesgo de sufrir depresión, mejora la calidad de sueño, entre otros efectos.

"La sensibilidad humana necesita estímulos", afirma la psicóloga Martha Leiva. "En tal sentido, mostrar agradecimiento a los demás y dar gracias por lo que tenemos provoca que las hormonas del bienestar actúen. Nos brinda tranquilidad, nos hace sentir cómodos en este mundo". Anímese a practicar estas virtudes

TAGS RELACIONADOS