(USI)
(USI)

Un estudio realizado en el , que involucró a 8,800 personas de más de 50 años, mostró una asociación consistente entre fumar y el deterioro cognitivo.

Los investigadores afirman que la gente necesita estar consciente de que los estilos de vida pueden dañar la mente además del cuerpo.

Los resultados mostraron que el riesgo general de un infarto o evento cerebrovascular estaba significativamente asociado con un deterioro cognitivo entre aquellos que estaban en el mayor riesgo de mostrar el mayor deterioro.

"Hemos identificado un número de factores de riesgo que podrían estar asociados con el deterioro cognitivo acelerado, todos los cuales pueden ser modificables", dijo Alex Dregan, responsable del estudio.

Para Simon Ridley, miembro de la organización , las investigaciones han vinculado fumar y tener una alta presión arterial con un mayor riesgo de deterioro cognitivo y demencia.

"El deterioro cognitivo a medida que envejecemos puede convertirse en demencia, así que desencadenar los factores que están vinculados a este deterioro puede ser crucial para encontrar formas de prevenir ese trastorno", dijo.