Ejercitarse mejora la calidad de vida de la persona. (Internet)
Ejercitarse mejora la calidad de vida de la persona. (Internet)

Diseñar un plan de ejercicio es como una prescripción médica: hay que especificar qué tipo, qué frecuencia, qué intensidad, por cuánto tiempo y varios detalles más. Es una solución personalizada", señala Felipe Daza, director médico y científico de . La idea es mejorar la calidad de vida de la persona, sobre todo si sufre de algún tipo de enfermedad que limite el desarrollo físico y emocional. El especialista nos brinda algunas pautas para tres males concretos.

HIPERTENSIÓN"Un problema: los vasos sanguíneos se ponen más tensos. El corazón, por falta de esfuerzo, se vuelve sedentario", explica Daza. El especialista recomienda ejercicios cardiovasculares, como caminar, trotar, montar bicicleta o nadar. La intensidad es muy baja, pero se trabaja los músculos. Las pesas pueden ser apropiadas siempre y cuando se emplee poco peso y se hagan repeticiones limitadas.

DIABETESPrimero, hay que evaluar a la persona y saber desde cuándo tiene diabetes, qué tipo, si necesita insulina. "Realizada la evaluación, hay que regular el nivel de azúcar. En estos casos, el ejercicio con pesas es altamente recomendable pues los músculos usarán el azúcar. El ritmo debe ser suave, sin mucho apuro", anota Deza.

DEPRESIÓNLa la considera una enfermedad. De hecho, se calcula que en el año 2020 será la segunda causa de incapacidad a nivel mundial. ¿Cómo puede ayudar el ejercicio? "Además de la solución psicoterapéutica o farmacológica respectiva, la actividad física es una gran forma de contrarrestar los efectos de este mal. Es un complemento que brinda resultados excelentes", asegura Daza.