Las personas en buen estado físico tienen pocas posibilidades de padecer ese mal.  (Internet)
Las personas en buen estado físico tienen pocas posibilidades de padecer ese mal. (Internet)

El ejercicio físico puede ayudar a que disminuya el riesgo de en las personas que tienen familiares con esa enfermedad, según un estudio estadounidense.

La revista da cuenta de un estudio realizado entre más de 6,000 personas que pone de relieve que los participantes que tenían un pariente con alta presión sanguínea, pero se encontraban en un muy buen estado físico tenían un 34% menor de riesgo de desarrollar dicho mal.

Esa diferencia se encontró en relación con los participantes que tenían una historia familiar similar, pero cuyo estado de acondicionamiento físico era inferior.

"Los resultados de esta investigación arrojan un mensaje práctico: incluso un nivel muy realista y moderado de ejercicio —por ejemplo, 150 minutos de caminata rápida por semana— brinda beneficios enormes para la salud, en particular para las personas predispuestas a la hipertensión", indicó Robin P. Shook, de la Escuela Arnold de Salud Pública en la .