El Lythronax fue hallado en Monumento Nacional Grand Staircase-Escalante. (AP)
El Lythronax fue hallado en Monumento Nacional Grand Staircase-Escalante. (AP)

Un nuevo dinosaurio, el antepasado más antiguo conocido del , fue hallado en Utah, al oeste de Estados Unidos, arrojando nueva luz sobre la evolución de este célebre depredador, anunciaron paleontólogos el miércoles.

El carnívoro bípedo Lythronax argestes era tan impresionante como su primo lejano: medía 8 metros de largo y pesaba 2,5 toneladas. Y como el T. rex, tenía brazos pequeños y un hocico estrecho y corto. La parte posterior de su cráneo le permitía una visión amplia.

Antes del Lythronax, cuyo nombre significa "rey de la sangre", los tiranosaurios eran mucho más pequeños, aseguraron los científicos, cuya investigación fue publicada en la revista estadounidense .

El Lythronax vivió hace unos 84 a 70 millones de años, en el periodo Cretácico Tardío. Entonces, un mar interior dividía América del Norte del Ártico al Golfo de México, conformando dos masas continentales: la oriental Apalaches y la occidental Laramidia, donde habitaba este dinosaurio.

Sus restos —incluyendo partes del cráneo, caderas, patas y cola— fueron encontrados en el Monumento Nacional Grand Staircase-Escalante, una zona desértica en el sur de Utah, rica en fósiles.

Su descendiente, el T. rex, vivió mucho más tarde, hace 70 a 66 millones de años, cuando todos los dinosaurios se extinguieron tras la caída de un gran asteroide que alteró el clima del planeta, según los científicos.

"Hasta el descubrimiento del Lythronax se pensaba que los grandes tiranosaurios habían aparecido todos hace aproximadamente 70 millones de años, pero para entonces el Lythronax ya existía desde hacía más de 10 millones de años", señaló Mark Loewen, paleontólogo del , autor principal de la investigación.

Esta investigación también demuestra que los tiranosaurios, como el T. rex, probablemente evolucionaron aislados en el continente Laramidia, un territorio pantanoso y húmedo que abarcaba la franja oeste de América del Norte.

La diversificación de los tiranosaurios hace 80 millones de años parece coincidir con un periodo de alto nivel del mar, que podría haber aislado a los dinosaurios en diferentes partes de Laramidia, permitiéndoles diferenciarse y divergir en líneas separadas de la misma familia, estimaron los expertos.