Cuando suena la campana del recreo, no hay quien detenga a los escolares. El fotógrafo keniano James Mollison retrató cómo se divierten los niños en sus colegios alrededor del mundo, en una de sus recientes exhibiciones denominada Playground (Patio de juegos).

James Mollison recorrió países como Argentina, Bután, India, Italia, Japón y Nepal para capturar esos instantes recreativos.

Según BBC Mundo, el proyecto Playground está influenciado por las propias experiencias del fotógrafo, tras ser víctima de acoso escolar. Su trabajo explora cómo se forman las relaciones entre los niños a través del juego.

James Mollison empezó su proyecto en Reino Unido, regresó a su antigua escuela y a otras cercanas. Quedó encantado con las experiencias que se crean los escolares en sus diversas instituciones educativas.

"He elegido con frecuencia mostrar detalles relacionados con mis propios recuerdos del patio de juegos. Aunque las escuelas que fotografié eran muy diversas, me sorprendieron las similitudes en el comportamiento de los niños y los juegos que practican", compartió James Mollison en su exposición.

Las imágenes reflejan el mismo ímpetu y libertad de juego en los niños, sin embargo desde la infraestructura hasta los uniformes difieren mucho de nuestros contextos más cercanos.

En Bután, los niños juegan con perros en el césped ataviados con túnicas rojas hasta los pies, mientras que en Kenia aunque viven en casas de escasas condiciones, los escolares están debidamente uniformados.