En temporada alta también se puede disfrutar de Machu Picchu. (USI)
En temporada alta también se puede disfrutar de Machu Picchu. (USI)

AYACUCHO¿Qué hacer en esta ciudad? Para empezar, puede apreciar el trabajo de virtuosos artesanos en los barrios de Santa Ana, Belén y Puca Cruz. Asimismo, no dude en visitar el Complejo Arqueológico Wari, Vilcashuamán y el Santuario Nacional de Titankayuq.PARACASLa infraestructura actual del balneario es muy atractiva. Hay diversos hoteles y restaurantes que ofrecen muy buenos servicios. Por otra parte, Paracas es un punto estratégico para hacer diversos recorridos, como visitar las Islas Ballestas, la Reserva Nacional de Paracas y las célebres Líneas de Nasca.LORETOEste nuevo emblema de la Marca Perú ofrece una rica oferta de actividades para los aventureros. Los lodges, por ejemplo, son buenas opciones para hospedarse y gozar de la vida natural mediante caminatas, recorridos en embarcaciones y otro tipo de excursiones. Otra razón poderosa: la comida.CUSCOTemporada alta, cierto, pero aun así se puede disfrutar de la Ciudad Imperial. Si desea pasear dentro de la ciudad, puede ir al barrio de San Blas o visitar zonas históricas como el Templo del Coricancha, la piedra de los doce ángulos y la Plaza de Armas. Fuera de la ciudad están Písac, Urubamba, Sacsayhuamán, Moray y, por supuesto, Machu Picchu.ZORRITOSMáncora y Punta Sal suelen ser las primeras opciones cuando uno se pregunta a qué playa del Perú viajar. Sin embargo, hay lugares que poco a poco se están posicionando en las preferencias de los turistas. Uno de ellos es Zorritos, destino ideal para una escapada y desconectarse de la rutina.MÁS DATOSOtros actos imperdibles. Cabalgata del Caballo Peruano de Paso, oportunidad para la creación de nuevas rutas.La Asociación de Chalanes del Bicentenario del Perú y la Universidad Científica del Sur presentaron recientemente la IV Cabalgata del Bicentenario Por los Bosques Milenarios del Norte. Uno de los objetivos de esta exposición consiste en dar a conocer al público nuevas rutas turísticas y fomentar su desarrollo. La ruta en mención, por ejemplo, es una exigente travesía –de más de 300 kilómetros– que empieza en Piura y termina en Chiclayo, en la cual se pueden apreciar los impresionantes bosques secos norteños. Asimismo, en ediciones anteriores se realizaron la Ruta del Libertador (desde Paracas hasta Mamacona, parte del trayecto que hiciera José de San Martín en el siglo XIX), la Ruta Muchik (desde las pirámides de Túcume hasta la ciudadela de Chan Chan) y la Ruta de Pizarro (desde Puerto La Cruz, Tumbes, hasta Piura). Sin duda, se trata de una iniciativa que vale la pena tomar en cuenta.