(Perú21)
(Perú21)

La cercana amistad entre Lesly y Enrique se convirtió –después de más de dos años– en un sincero amor de pareja. Se conocían a la perfección, así que, cuando decidieron iniciar su romance, todo funcionaba muy bien. Ella conocía los gustos de Enrique y siempre trataba de complacerlo en todo.

Por su parte, él se sentía muy complacido y trataba de engreír constantemente a su amada. Compartían muchos momentos juntos, pero también sabían darse sus espacios.

Así, cuando no tenían reuniones con amigos en común, el uno y el otro se abstenían de acompañarse. Hace tres semanas, Enrique acudió a una discoteca para celebrar el cumpleaños de su mejor amigo.

Bebió y bailó hasta la madrugada. Fue ahí cuando se sintió atraído por una de las invitadas a la fiesta. A la salida del local compartieron el taxi y ocurrió algo que ninguno de los dos se esperaba: fueron varios minutos de apasionados besos hasta que ambos se dieron cuenta de que estaban cometiendo un error.

Enrique se sintió muy mal, pero, por caballerosidad, decidió acompañar a la joven hasta su casa. No cruzaron palabra alguna hasta que se despidieron.

Al día siguiente, Enrique debía encontrarse con su querida Lesly, pero buscó miles de pretextos para no verla. Ya han transcurrido más de tres días en los que la comunicación solo es a través de la vía telefónica.

Él no se atreve a mirarla a los ojos, sabe que la traicionó, aunque solo fue una 'noche loca'. Después de tanto pensar en el asunto, ha tomado la decisión de contarle todo a Lesly y pedirle que lo perdone. Sin embargo, tiene mucho miedo de perderla para siempre.

SINCERIDADAl respecto, la sicóloga Carmen Sánchez indica que la primera actitud que debe tomar una persona infiel es ser sincera consigo misma.

"Tiene que analizar qué sucedió, ¿por qué incluyó a una tercera persona? Así, debe cuestionarse si la culpa provino de uno mismo o si tiene que ver con algún problema de la misma relación de pareja", explica.

Afirma que, antes de confesar una traición, es necesario estar completamente seguro de que habrá un cambio, es decir, que no se volverá a cometer el mismo error.

"De lo contrario, se juega con la doble moral: por un lado se tiene la culpa, pero por el otro se continuará siendo infiel", sostiene la especialista.

Añade que una deslealtad se debe al grado de valores y normas que se cultivan dentro de la relación sentimental.

CONSEJOS

– Es mejor arriesgarse a decir la verdad que vivir una relación en medio de mentiras. Luego de esta confesión, ella tendrá que reconocer que es mejor no seguir siendo engañada.

– Después de conocer una traición, lo mejor es darse un tiempo para analizar bien las cosas. El tiempo siempre es el mejor consejero.