¿Por qué debemos conocer nuestro tipo de piel antes de limpiar o lavar el rostro?

Lavarse el rostro es algo que realizamos a diario sin ponernos a evaluar si lo estamos haciendo bien o no.

Rostro

Si hay una parte del cuerpo que las mujeres cuidamos más, esa es nuestra cara. (Getty Images)

Si hay una parte del cuerpo que las mujeres cuidamos más, esa es nuestra cara. (Getty Images)

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Al despertar y antes de acostarnos, la mayoría de las mujeres realizamos un infaltable cuidado de belleza: lavarnos el rostro. Sin embargo, muchas caemos en el error de hacerlo con cualquier jabón que encontramos en el baño, con el que nos duchamos o de una manera inadecuado, sin ponernos a pensar en por qué es importante conocer nuestro tipo de piel para no causarle daños con este proceso.

La piel es el órgano más grande que tenemos y va cambiando con el paso del tiempo. Cada día se ve afectada por diferentes factores externos que la deterioran o hacen que pierda brillo. Por eso, los productos que utilizamos para mantenerla saludable también cambian y antes de aplicarlos debemos saber cuál es el adecuado para su cuidado.

La limpieza es la base de un buen rostro y para realizarla de buena manera es recomendable que un profesional en estética te ayude a identificar qué tipo es: grasa, seca, mixta o si presenta algún problema como rosácea o psoriasis. Este paso es vital para no cometer errores al momento de aplicar una limpiadora facial que te pueda resecar o dañar.

Para elegir un buen producto y establecer una rutina para mantener saludable la piel del rostro, los expertos de Bath and Body Works nos brindan algunos consejos dependiendo del tipo:

• Piel grasa por el contrario, es una piel con poros abiertos e imperfecciones. Se caracteriza por tener un aspecto brillante y presencia de acné, granitos o espinillas. En ella la limpieza es parte fundamental de su cuidado por lo que los geles de ducha y algún exfoliante interdiario de ingredientes naturales le aportarán la frescura, hidratación y limpieza que necesita.

• Piel seca es la más fina y la más propensa a arrugas y manchas. Requiere una hidratación constante e intensa en cada temporada, y más aún en invierno. Para su cuidado, las cremas hidratantes ultra cremosas y aceitosas como los body butter, son la opción ideal. La idea es que uses alguna que te brinde beneficios las 14 horas y te dejen una textura suave y con aspecto brilloso.

• Piel mixta es una de las más delicadas ya que suma los problemas de los dos tipos de piel mencionadas anteriormente. Algunas partes del cuerpo tienden a ser muy secas y otras muy grasas; en ella lo esencial es encontrar el equilibrio con productos que puedan hidratar, pero sin cargar de grasa a las zonas sensibles. Las lociones corporales, como las de la colección Signature Collection, en este caso son el producto estrella, y es que su ligera fórmula, pero con gran contenido en ingredientes, logra brindarle a la piel una correcta humectación libre de grasa.

Ten en cuenta que al elegir cualquiera de los productos que vayas a usar para cuidar tu piel es importante también pensar en el tipo de fragancia que quieras que te acompañe durante el día. Opta por aquellos que te brinden hidratación gracias a ingredientes naturales para la humectación como parte de su fórmula. Aquí se encuentran las mantecas y aceites naturales de Karité, Coco y Argán.

Ir a portada