Consumir un cigarrillo periódicamente también eleva los riesgos de padecer enfermedades respiratorias o cáncer. (Foto: Difusión)
Consumir un cigarrillo periódicamente también eleva los riesgos de padecer enfermedades respiratorias o cáncer. (Foto: Difusión)

El es un producto altamente dañino. Mucho se ha dicho para justificar su consumo, pero lo cierto es que cada año genera miles de muertes en nuestro país y en el mundo. Se estima que aquí alrededor de 200 mil peruanos se inician en el consumo de tabaco, según un estudio de Devida.

Para conocer los peligros del consumo de cigarro, Enrique Ferrer, cirujano torácico de Oncosalud, explica a continuación cuáles son los mitos más comunes y advierte cuáles son los efectos reales en nuestro organismo.

1. Solo podría ocasionar cáncer de pulmón

Falso. Diversos estudios médicos han demostrado que fumar está relacionado directamente con la aparición de hasta 14 tipos de cáncer. Las sustancias tóxicas entran al torrente sanguíneo y se trasladan por todo el cuerpo. 

Por este motivo, aparece el cáncer en nariz, boca, lengua, esófago, faringe, garganta, laringe, además de pulmón y también en lugares impensados como mama, cuello uterino, vejiga, páncreas, ovario, estómago.

2. Fumar te relaja

Falso. Debido a la dependencia que genera, el tabaco produce una falsa sensación de tranquilidad, la cual concluye inmediatamente después de terminar de fumar. 

En realidad, por la presencia de nicotina, el cuerpo pedirá fumar con mayor recurrencia y eso generará estrés adicional.

3. Ser fumador social hace menos daño

Falso. El fumador social es aquella persona que solo fuma en eventos sociales. Sin embargo, consumir un solo cigarro periódicamente cuenta con las toxinas suficientes para desarrollar enfermedades respiratorias o cáncer y mezclarlo con alcohol potencia el daño.

4. Te quita el frío

Falso. En época de bajas temperaturas muchas personas fuman para supuestamente reducir la sensación de frío, pero este genera el efecto contrario.

El cigarro tiene la propiedad de bajar la presión, por lo que luego podrían sentir más frío que el que tenían inicialmente.

TAGS RELACIONADOS