Cuatro consejos de oro para llevar una buena relación con tus compañeros de trabajo

Aplica estas recomendaciones a diario para que el clima laboral sea el más óptimo.

1

Lo importante es que tú sepas cómo manejarte ante las situaciones que se presenten en tu trabajo. (Foto: Pixabay)

Lo importante es que tú sepas cómo manejarte ante las situaciones que se presenten en tu trabajo. (Foto: Pixabay)

Lo importante es que tú sepas cómo manejarte ante las situaciones que se presenten en tu trabajo. (Foto: Pixabay)

Redacción Redacción

Todos soñamos con tener un empleo ideal, no tener problemas con compañeros de trabajo y por ende, que el clima laboral sea óptimo; pero la realidad es que no hay ningún trabajo “perfecto”. A diario se presentan situaciones de todo tipo y solo depende de nosotros saber manejarlas.

Luisa Fernanda Sánchez, coach ontológica de Kater, nos da cuatro consejos de oro para entablar mejores relaciones laborales. 

1. Sé impecable con tus palabras. El poder de la palabra es tan fuerte que puedes impactar en la visión de las personas que te rodean e incluso en ti mismo. 

Por ejemplo, si en un día de trabajo cargado una de las personas de tu equipo no entiende y le dices “claro, nunca entiendes nada” o “siempre con tu lentitud”, es posible que estés causando un impacto negativo en ese otro ser humano.

Y es aún más necesario ser impecable con nosotros mismos pues nuestra mente no “sabe de bromas” así que tomará como cierto ese “ligero” comentario de “yo no sirvo para esto” o “yo siempre pierdo”. Conocer y reconocer el valor de la palabra nos llevará hacia arriba o hacia abajo.

2. No te tomes nada personalmente. Uno de los errores más grandes que frecuentemente cometemos, y que nos provoca mucho sufrimiento es tomarnos todo personalmente.

Todas las personas tenemos una mirada distinta y reaccionamos a situaciones dependiendo de dónde estamos parados; por ejemplo, si eres madre reaccionarás desde esa perspectiva, si tienes más edad tal vez la experiencia te haga reaccionar diferente ante situaciones vs. otra persona más joven (en términos generacionales). 

Cuando llegas a entender esto te das cuenta que la opinión o proceder de los demás no tiene que ver contigo o tu esencia e interiorizas esta perspectiva aprendes a no tomarte las cosas de manera personal y ver el fondo de lo que se te está pidiendo o diciendo y tu accionar no traerá emociones que te incomoden.

3. No hagas suposiciones. Cuando lo haces crees que lo que supones es cierto, te creaste la película perfecta y hasta te ganaste el Oscar. 

Por ejemplo, cuando saludas a un compañero de trabajo y él no te responde, de inmediato puedes pensar que estaba molesto contigo, o te cuestionas qué le hiciste o qué le dijeron y podría ser simplemente que está distraído o no te escuchó. 

Si no te queda claro algo, si tienes alguna duda sobre cierta situación, atrévete a aclararlas. Lo que supones no tiene ningún fundamento real.

4. Haz siempre lo máximo que puedas. Si llegaste a leer hasta aquí es un claro ejemplo de que puedes cumplir con este último acuerdo: Dar lo mejor de ti. Poner todo tu interés en cada una de tus acciones te llevará a hacer las cosas con pasión independientemente del resultado. 

No confundas “dar lo mejor ti” con “lograrlo todo”, pues en el camino podrás encontrar diversas situaciones que dificulten llegar al objetivo; sin embargo, basta que te des cuenta para que ya estés dando tu milla extra.

Ir a portada