(Internet)
(Internet)

Un estudio realizado en Australia establece que los niños que beben más de un vaso de gaseosas o alguna bebida carbonatada presentan más posibilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

El equipo de investigadores del Instituto Milenio Westmead (IMW), de Sydney, examinó a más de dos mil niños de 12 años. Durante el estudio, se demostró que aquellos que ingerían más de 274 gramos de hidratos de carbono al día presentaban un estrechamiento de los vasos sanguíneos de la retina.

Estudios previos realizados en adultos demuestran que la reducción de los vasos sanguíneos de los ojos son un síntoma temprano de enfermedad cardiovascular.

Bamini Gopinath, directora de la investigación, señaló que se necesitan más de un estudio, pero que el realizado por el IMW constituye una llamada de atención para que los padres y los niños reduzcan el consumo de hidratos de carbono y azúcar.