La exfoliación ayuda a retirar las células muertas del rostro. (USI)
La exfoliación ayuda a retirar las células muertas del rostro. (USI)

1. LIMPIEZAUse jabones exclusivos para el rostro, ya que los jabones normales tienen un que no resulta amigable con el cutis. Tampoco resulta bueno jabonarse varias veces al día porque se corre el riesgo de irritar la piel.

2. RENOVACIÓNLa exfoliación consiste en un método de limpieza que ayuda a retirar las células muertas del rostro. Para mejores resultados, es mejor acudir a un profesional pues encontrar la sustancia adecuada para el tipo de piel, así como el acto mismo de limpieza, requiere conocimientos y manos expertas. Otro detalle: para no interferir con el proceso de renovación celular natural del organismo, se recomienda exfoliar la piel no más de dos veces al mes.

3. HUMECTACIÓNFactores climáticos, nutricionales y otros suelen afectar a las proteínas y aceites que protegen la piel, lo cual origina la resequedad y el deterioro. Hay formas naturales para humectar la piel, tales como la aplicación de mantequilla, palta, miel o aceite de oliva. Asimismo, en el mercado existen soluciones cosméticas que generan buenos resultados. Consulte con un especialista.

4. NUTRICIÓNLo que usted coma se verá reflejado en su piel. Por ello, no se olvide de la regla de oro de la hidratación: beber dos litros de agua al día. Asimismo, la piel necesita ácidos grasos clave, los cuales se obtienen de alimentos ricos en omega 3 (sardinas, salmón, menestras) y 6 (granos), aceites vegetales y otros. Finalmente, debe reducir el consumo de frituras y aumentar el consumo de frutas y verduras, alimentos ricos en antioxidantes que ayudan a retrasar el envejecimiento prematuro de la piel.