MOLESTIA PERSISTENTE. El dolor abdominal merece atención. (USI)
MOLESTIA PERSISTENTE. El dolor abdominal merece atención. (USI)

"Un día me desperté con un dolor intenso en la parte derecha del abdomen, debajo de las costillas. Me asusté y tuve que ir al doctor", cuenta Antonio (29).

El diagnóstico fue el siguiente: hígado graso, mal producido por la acumulación de grasa en dicho órgano. El sobrepeso y el consumo excesivo de alcohol son los factores más influyentes en el desarrollo de la enfermedad. Sin embargo, el dolor en la zona mencionada también podría ser síntoma de un cáncer de hígado. Según la Sociedad Americana contra el Cáncer, esta molestia no debería ser pasada por alto, sobre todo si está acompañada de pérdida de peso, náuseas, sensación rápida de llenura a la hora de comer, entre otros. Si presenta estos síntomas de manera frecuente, acuda a un médico.