Es hora de evaluar la relación. (USI)
Es hora de evaluar la relación. (USI)

Una persona que dedica más tiempo a sus intereses personales que a su relación amorosa puede, definitivamente, meterse en aprietos. "Mi enamorado trabaja en una oficina de lunes a viernes. Los fines de semana ensaya con su banda. Es obvio que no le alcanza el tiempo para vernos como quisiera", cuenta Janeth (29). "La música es todo para él, así que lo entiendo. Pero no sé hasta dónde podré sentirme desplazada".

LA DEPORTISTA"Si tuviera que elegir entre ir al o estar conmigo, ella elegiría el gimnasio. Me lo ha dicho", confiesa Adrián (40). "Mi esposa hace ejercicios todos los días, es muy apasionada. Sin embargo, creo que se le está pasando la mano. Cada vez tenemos menos tiempo para nosotros, pues dedica muchas horas a entrenar. Llegué a pensar que me sacaba la vuelta con un entrenador, pero no: el ejercicio se ha convertido en lo más importante de su vida".

EL JUGADOR"Es un fanático del casino, por no decir ludópata", afirma Micaela (32). "Ludópata suena feo, pero va tanto al casino que me da miedo. No necesita el dinero: lo hace porque es adicto a la sensación de ganar. Me he peleado muchas veces con él y, sinceramente, no sé qué hacer", agrega.

LA EMPRESARIA"Mi esposa abrió un negocio de ropa hace un año. Le ha ido muy bien, a tal punto que viaja constantemente a provincias y fuera del país", cuenta Rodolfo (38). "Por un lado, me da mucha alegría verla tan activa y feliz. Por otro, siento que cada vez nos estamos alejando emocionalmente. No compartimos como antes. Siempre está pegada a su laptop o a su celular, coordinando y gestionando su negocio. Me siento desplazado".

EL ACTIVISTA"Mi enamorado es activista de . Lo admiro por ser como es, no hay duda", dice Jackeline (27). "Sin embargo, dedica mucho tiempo a estas causas nobles. Entrega todo su corazón a la lucha contra la injusticia. No siempre puedo acompañarlo a las charlas y eventos en los que participa, lo cual nos aleja más. Casi no tiene tiempo libre".

ACCIONES A TOMAR¿Qué hacer en estos casos y otros similares? Pues evaluar la situación. ¿Vale la pena seguir con una persona que dedica más tiempo a sus actividades personales? ¿Es el poco tiempo que pasan juntos lo suficientemente valioso como para estar en una relación? Son preguntas que uno teme hacerse, sin duda. Además, da miedo quedarse solo. Pero si uno no se siente a gusto en una relación, ¿para qué seguir?

DATO

  • Excusas como "no tengo tiempo" o "perdóname, pero el trabajo es primero" son motivos clásicos para crear frustración en el ser amado. Es cuestión de tiempo para que aparezcan los conflictos.