(Perú21)
(Perú21)

A Aldo le gusta su soltería y, desde hace seis meses, no ha hecho mucho para cambiar esa situación. No obstante, hace pocas semanas conoció a María Gracia, una joven estudiante de Medicina que lo ha encandilado y hasta enloquecido.

Ella es una chica inteligente, apasionada y, sobre todo, sensual. Desde que se conocieron, a través de unos amigos, nació una química especial entre ambos y por eso empezaron a frecuentarse.

En realidad, no había día en el que no se comunicaran por el chat o mediante llamadas telefónicas. Incluso, a menudo salían juntos al cine o a cenar, como si se tratara de citas entre una pareja de enamorados.

Sin embargo, varias semanas después de conocerse, María Gracia fue sincera con Aldo y, durante una fiesta a la que asistieron, le contó una inesperada verdad: ella tenía enamorado.

La noticia le cayó como un balde de agua fría al muchacho. "Siempre esquivó el tema y nunca pregunté si andaba con alguien. Me dijo la verdad cuando menos lo esperaba", recuerda.

María Gracia mantiene una relación de dos años con Augusto, el 'rival' de Aldo. Pese a ello, no ha sido lo suficientemente clara con sus sentimientos.

Por el contrario, luego de contarle la verdad a Aldo, siguió buscándolo como si todo "estuviese bien".

Esta situación se volvió un tormento para el joven, quien cree, incluso, que ella está comprometida. No sabe si continuar con los coqueteos o apartarse definitivamente de María Gracia.

"Es una mujer prohibida, pero realmente me interesa. Sin embargo, nunca voy a entrometerme en una relación", afirma.

En estas últimas semanas, además de confundido, Aldo se siente utilizado. Piensa que, a lo mejor, está equivocado y ella solo lo ve como un amigo, alguien con quien pasar el rato. Pero la forma de actuar de la universitaria le demuestra lo contrario.

Ha pensado en confesarle sus sentimientos. "Pero no puedo, está comprometida", se lamenta. ¿Quién saldrá perdiendo en este triángulo amoroso?

CONSEJOLa psicóloga Anabel Meza señala que, en estos casos, lo mejor es hablar con franqueza. "Una persona pierde mucho más con el silencio. Lo mejor es expresar lo que uno siente", indica.

Agrega que, si bien una mujer puede ser coqueta por naturaleza, el tema suele ser más profundo. "Quizá ella esté confundida o su relación no atraviesa por un buen momento", dice.

DATOS

– La especialista señala que a veces parece imposible hallar a la persona adecuada, de modo que, cuando ocurre, la emoción hace que pocas cosas te importen.

– No obstante, recalca que no es aconsejable perder la cabeza por alguien.