(EFE)
(EFE)

El principal gas de que causa el alcanzó niveles históricos, un punto de inflexión que jamás había enfrentado el hombre en el planeta.

El dióxido de carbono () registró una lectura de 400 partes por millón de moléculas en una estación ubicada en desde 1958, que vigila la tendencia de ese gas y marca la referencia volumétrica global.

Quizá la anterior ocasión que este gas alcanzó ese nivel elevado fue hace tres millones de años, dijo Pieter Tans, de la Agencia Nacional de los Océanos y la Atmósfera ( por sus siglas en inglés).

La época corresponde a la era del . "El ambiente era mucho más caliente que en la actualidad", dijo Tans. "Había bosques en Groenlandia y el nivel de los mares era entre 10 y 20 metros más alto", agregó.

La nueva medición se registró el jueves. Los científicos del clima y activistas ambientales han anticipado durante años la cifra de 400 como un indicador notable, en parte porque es un número redondo, no porque cause en sí algún cambio en el calentamiento global causado por el hombre.

La cifra alcanzaba 315 cuando las lecturas de este principal gas de efecto invernadero fueron tomadas en 1958. En la actualidad, los niveles aumentan cada año unas dos partes por millón, es decir 100 veces más rápido que al final de la Edad de Hielo.

Antes de la , los niveles de dióxido de carbono se ubicaban en 280 ppm y estuvieron cerca de 200 durante la . Este gas de efecto invernadero tiene altibajos naturales, como los derivados de la actividad volcánica y de la descomposición de plantas y animales.

Sin embargo, lo anterior no es la razón del elevado incremento de los niveles de ese gas, explicó Tans. Afirmó que la cantidad debería ser incluso mayor, pero los océanos absorben una gran proporción y se lo restan a la atmosfera.

"Lo que vemos en la actualidad se debe ciento por ciento* a las actividades humanas"*, dijo Tans, científico de alto rango de la NOAA.

La quema de combustibles fósiles, como carbón para la generación de electricidad y petróleo como gasolina, es la fuente de la inmensa mayoría del incremento del dióxido de carbono en el aire a causa de actividades del hombre, según los científicos.