Los ayuda a que se vuelvan menos agresivos. (USI)
Los ayuda a que se vuelvan menos agresivos. (USI)

El yoga es una disciplina que genera una serie de beneficios en quienes lo practican, sobre todo en los niño. En esta lista, cinco apuntes sobre esta práctica:

EDAD Y FRECUENCIALos niños pueden iniciarse en el desde los tres o cuatro años de edad. En cuanto a la frecuencia, una hora semanal está bien para empezar. Es un lapso ideal para conocer la disciplina y gozar de sus beneficios.

MENTE"La práctica del yoga hace que los niños manejen mejor sus emociones", afirma la instructora Ornella Puccio (www.reset.com.pe). "Desarrollan mayor empatía, se concentran más, se tornan menos agresivos, fortalecen su ", agrega.

CUERPOLas posturas que un niño debe realizar no son como las de un adulto. Son sencillas y menos demandantes, pero permiten fortalecer sus músculos, mejorar la elasticidad y la psicomotricidad.

SIN DOCTRINAHay padres que creen que la práctica del yoga exige adherirse a determinada religión oriental como, digamos, el budismo. "No es verdad. El yoga no implica cambiar de creencias ni adoptar nuevas", dice Puccio.

DIVERSIÓNEn vista de lo dispersos que pueden ser los chicos, los instructores deben ofrecer maneras de capturar su atención. Es por ello que el yoga, a esta edad, recurre a lo lúdico, lo cual enriquece la experiencia.