(USI)
(USI)

A menudo se suele escuchar consejos como "te recomiendo que tomes este suplemento vitamínico". Sin embargo, por más que la sugerencia sea hecha con buena intención, lo cierto es que ninguna persona debería recurrir a una fuente adicional de vitaminas sin que haya sido evaluada por un médico.

¿A QUÉ SE DEBE?Pues, a que la prescripción de estos fármacos está indicada, por lo general, para personas que manifiesten deficiencia en cierta vitamina.

Ojo, esto se determina de manera clínica. Por ejemplo, es usual que los médicos receten suplementos de vitaminas y minerales a las mujeres embarazadas, debido a los requerimientos propios del proceso de gestación.

Los casos de anemia, por su parte, también pueden motivar el consumo de suplementos. Lo cierto es que la ingestión inapropiada de estos productos puede causar serios problemas de salud, desde intoxicaciones hasta daños en el organismo.

En el caso de los niños, se aconseja a los padres que no les suministren suplementos vitamínicos, a menos que un médico lo considere necesario. Recuerde que la automedicación siempre es una acción de alto riesgo. Tenga mucho cuidado.