Mitsubishi ASX, más por menos (USI)
Mitsubishi ASX, más por menos (USI)

La ASX fue bien recibida ni bien ingresó al país, allá por 2010. Su diseño frontal (similar al del Lancer), dimensiones urbanas y performance hicieron que el crecimiento de este crossover sea constante a lo largo de todo este tiempo. Además, era una suerte de mini todoterreno, pues había una versión 4WD. Han pasado siete años desde aquella presentación y por eso la marca de los diamantes renovó su ASX, que muestra ligeras variaciones a nivel mecánico, pero algunas más a nivel estético.

Cambios al frente

La novedad a nivel estético está en el frontal del auto. Ahora alinea la filosofía Dynamic Shield, desarrollada por la propia marca y que, en resumen, se caracteriza por mostrar trazos fluidos y alargados. Según Mitsubishi, este concepto de diseño es una mezcla entre la deportividad del Evo X y la seguridad de la Montero. Si nos fijamos en los laterales, las líneas son mucho más marcadas y nos encontraremos con un detalle que no pasará desapercibido: esta ASX es más grande. Y es que los 4,295 mm de largo pasaron a ser 4,355, mientras que en altura también creció ligeramente.

Urbana por naturaleza

El hábitat de esta nueva ASX es la ciudad. Prueba de ello es que ahora todas las versiones llegan con tracción 4x2 y ya no habrá una con tracción total. La motorización mantiene el 2.0 litros, que va ligado a una caja automática de seis velocidades y que otorga una potencia de 148 HP.

Si bien la suspensión es un poco dura y algunos baches se sienten algo secos, los más de dos metros de distancia entre ejes aseguran, al fin y al cabo, una buena sensación al andar.

Eso sí, al probarla fuera de pista no le faltó despeje al piso ni fuerza para pasar por arena afirmada o tierra, haciéndonos recordar el espíritu deportivo de la marca japonesa.