El Ateneo Grand Splendid, la más bella de las librerías de este lado del mundo. (Jaime Cabrera)
El Ateneo Grand Splendid, la más bella de las librerías de este lado del mundo. (Jaime Cabrera)

Por Jaime Cabrera, desde Buenos Aires

Buenos Aires es una ciudad que intimida. Recorrer por las mañanas las calles del centro envuelve al forastero en una vorágine de porteños que transitan presurosos, quizás para atenuar el frío que ya llegó a la capital de la república Argentina con una temperatura de hasta 10 grados. Eso se siente al caminar por la avenida Corrientes rumbo a la 9 de Julio, aquella en cuyo centro se encuentra el emblema de esta ciudad: el obelisco.

Siguiendo la 9 de Julio, la avenida principal y más ancha de esta ciudad no tanto como imaginé, llegamos a la cuadra 18 de la avenida Santa Fe cruce con Callao, donde se encuentra El Ateneo Grand Splendid, la librería más importante de Buenos Aires y, según el diario británico The Guardian, la segunda más bella del mundo. ¿Pero qué hace hermosa y única a El Ateneo? Muchas cosas, pero sobre todo su arquitectura, la cual envuelve de una solemnidad casi religiosa a los 120 mil libros que aproximadamente se ofertan. Y ya que hablamos de religiosidad, en la cúpula de El Ateneo hay unos frescos que redondean la idea de estar ante la catedral de los libros.

El Ateneo Grand Splendid está ubicado en el barrio de Recoleta uno de los más exclusivos y caros de Buenos Aires y su local fue construido en 1917. Inicialmente funcionó como un teatro llamado precisamente Grand Splendid, y mantiene su estructura original con algunas remodelaciones. Conserva sus tres galerías así como el telón, en cuyo fondo de su otrora escenario hay un café-restaurante. Un dato importante es que en el Grand Splendid se presentó nada menos que Carlos Gardel, el dios del tango. El 4 de diciembre del año 2000 este viejo teatro reabrió sus puertas para funcionar como una librería tras una década de abandono.

.