El proyecto de la firma francesa Eco-Cerc es una excelente alternativa si quieres que tu consciencia ecológica trascienda y vaya más allá de esta vida. Normalmente cuando fallecemos somos enterrados en un cementerio, dentro de un ataúd o somos cremados y nuestros seres queridos cuidan nuestras cenizas.

Los ataúdes son de madera sólida y la gran mayoría muy caros: hoy el negocio de las funerarias es bastante lucrativo y las familias deben afrontar un verdadero problema al costearlo.

En general, un ataúd de madera sólida promedio cuesta unos US$536, mientras los que ofrece Eco-Cerc cuestan solo US$375.

Eco-Cerc, fundada por Martine Saussol, se dedica a hacer ataúdes de cartón alveolado y pegamento de soja. Y no se trata de que sea de menor calidad. Simplemente es un material más liviano, sostenible y en armonía con el planeta.

Además, están autorizados para ser cremados. Es decir, en lugar de talar un roble de 80 años para transformarlo en ataúd y en seguida quemarlo en un proceso de cremación, se quema solamente el cartón.

Según el sitio web , solo en Francia murieron 556,000 personas en 2014.

"Si el deseo de cada una de estas personas fuera descansar eternamente dentro de un ataúd de roble, se necesitarían talar 111,200 árboles", consigna el portal web.

¿Por qué invertir tanto en algo que finalmente va a desaparecer bajo tierra? Es una pregunta que vale la pena plantearse.

TAGS RELACIONADOS