(USI)
(USI)

Hoy en día existen modalidades de estudio que permiten ingresar a la universidad casi al mismo tiempo que uno sale del colegio. Es decir, en noviembre o diciembre, el alumno puede rendir exámenes que lo catapultan directo a las grandes ligas. Sin embargo, estos cachimbos, como ya tienen el ingreso asegurado, se desconectan de lo académico hasta el primer día de clases. Este escenario tiene grandes desventajas para el joven, ya que son cerca de tres meses que bien podría estar inviertiéndolos en actividades vinculadas a su futura carrera. En tal sentido, planteamos algunas estrategias.

ADELANTARSEPara tener un primer ciclo exitoso, conviene involucrarse de antemano con la malla curricular. Es decir, sería apropiado visitar la universidad y pedir la lista de cursos, de modo que el alumno pueda investigar de qué tratan. La idea es que no se sorprenda cuando empiece el ciclo.

CONOCER LA INFRAESTRUCTURAOtra actividad consiste en conocer la universidad. Es decir, recorrer los pabellones, saber dónde quedan lugares clave como la biblioteca, la secretaría o el coliseo, averiguar cuáles son los servicios académicos que se ofrecen, en fin. Hay que tener en cuenta que pasar del colegio a la universidad es un cambio drástico, así que hacer esto en el verano permite que no se sienta un extraterrestre durante los primeros días de clase.

BUSCAR EL DIÁLOGOEn su recorrido por la universidad, podrá encontrar docentes, autoridades académicas y alumnos que están llevando cursos de verano. Una sugerencia: converse con ellos. Que le informen cómo es la carrera, pida consejos. Qué mejor que recibir información relevante de primera mano.