(Flickr)
(Flickr)

Muchas personas llegan a amar tanto a sus mascotas que quisieran que estén a su lado toda la vida. Estos animalitos llenan de alegría un hogar con sus travesuras y con su fidelidad.

Lamentablemente, al igual que sucede con los seres humanos, el inexorable paso del tiempo les roba la agilidad a nuestras mascotas.

Ellas empiezan a padecer de artritis, pierden la visión, la audición y los dientes, tal como ocurre con las personas de la tercera edad.

Sin embargo, el hecho de que se vuelvan viejitos no significa que deben ser arrinconados o que tengan que ser sacrificados, a no ser que estén desahuciados.

Si queremos que estos fieles amigos nos acompañen varios años –entre 15 y 20 que puede vivir un perro–, debemos cuidarlos bien.

Es importante llevarlo a su control constantemente. El veterinario le revisará los oídos, los dientes y los ojos. Los dueños también deben observarlo siempre.

Si es un perro adulto que ya pasa los seis años (vida humana), ayúdelo a subir y bajar de los muebles y, también, del auto. De esta forma evitará que se lesione por una mala pisada o una caída.

Llévelo a nadar a la playa o a la piscina. Este ejercicio es perfecto para las mascotas que están con artritis y/o convalecientes.

También es necesario que se le cambien los juguetes duros por los de peluche.

SABÍA QUE

- Su cama debe ser suave y estar al nivel del piso. Si padece de una enfermedad crónica, debe llevarlo en forma periódica al veterinario.