Los  cojines  de  tonos  cálidos,  como  crema, arena, topo o de toque naranja, son ideales  para  ambientes  tradicionales. (Difusión)
Los cojines de tonos cálidos, como crema, arena, topo o de toque naranja, son ideales para ambientes tradicionales. (Difusión)

Para que el ambiente resulte armonioso, guíese del color o del estampado presente en un elemento llamativo, como una butaca, las cortinas o un reposapiés.

Si le gustan, por ejemplo, los diseños floreados, utilice estos motivos en dos cojines y el resto manténgalos en tonos enteros para que la composición no se aprecie recargada.

Los cojines de tonos cálidos, como crema, arena, topo o de toque naranja, son ideales para ambientes tradicionales. También conjugan los motivos delicados, como las hojas.

Cuando se trata de un sofá de dos cuerpos, disponga un par de cojines grandes (aproximadamente 50 cm x 50 cm) cerca de cada uno de los brazos y otro par, pero de un formato más pequeño, delante de los primeros. de esta manera la composición será armoniosa.

Para un look más osado, combine piezas con estampados geométricos, como triángulos, rombos y hexágonos, y así logre una sala con una cuota de movimiento.

Si nos referimos a un mueble más grande, complemente con más cojines en el centro del mueble. Estos deben ser de formato largo y pequeño.

También te puede interesar

TAGS RELACIONADOS