El actor Thomas Jane en HUNG.
El actor Thomas Jane en HUNG.

"Estimado, buenas tardes:Quisiera que me des tu apoyo para saber qué hacer ante la siguiente situación: llevo más de 4 años de casado y no ha sido del todo bien en la parte íntima de la relación, mi esposa me habla que necesita que mi pene sea más grande para que ella pueda tener orgasmos. El tamaño que tiene mi pene es de unos 14 cms., estuve analizando tomar pastillas o usar bombas de succión como método de alargamiento, lo cual me trae dudas de que si me van a funcionar o no.

Algo que también quiero contarte es que cuando ella se masturba, sí logra tener orgasmos. En su masturbación no tiene penetración de ningún consolador, todo es externo. Eso me hace pensar y me pone a investigar qué es lo que realmente pasa.

Por favor dame un consejo y qué medidas tomar al respecto, estaré muy agradecido con tu respuesta.

Saludos y bendiciones".

Ronald.

Estimado Ronald:Lo único extraordinario de tu consulta es tu desconfianza en ti mismo y en tu pene a la hora de despertar placer en tu pareja. Te cuento:

1) La medida de tu pene entra dentro de los promedios habituales en un varón. No tiene nada de anómalo ni de inapropiado que tu miembro mida 14 centímetros. Por tanto, su tu erección es satisfactoria, no tienes nada que temer ni que reprocharte en ese sentido.

2) Cada persona se siente excitada y llega al orgasmo a su manera. Tal vez, en efecto, tu esposa preferiría un mayor grosor o longitud del pene en los coitos, pero hay mil modos de compensar eso. Como tú dices, ella se masturba y alcanza el orgasmo sin ninguna penetración natural o artificial, por tanto tú también puedes hacerla llegar a un orgasmo sin haber de depender exclusivamente de tu pene.

3) El sexo no es matemáticas: no te angusties en sofismas causa-efecto que nunca funcionan. En este terreno confluyen mil condicionantes, como la atracción sexual mutua, las fantasías (y los fantasmas) sexuales de cada uno, y lo que no conocemos de nuestra pareja y de nosotros mismos porque no lo hemos explorado todavía. Así que lo que tu esposa y tú deben hacer ahora es eso: explorar.

4) Olvídate de los tamaños ideales de tu pene, métete en la cama con tu pareja y experimenta con ella: utiliza tus caricias, dedos y lengua para estimular su clítoris, que es la vía de llegada principal a su clímax. Participa activamente en sus masturbaciones, apóyala con besos, lametones y juegos en sus otras zonas erógenas. Provócale un par de orgasmos con tu boca mediante un cunnilingus y después hagan el amor: seguramente volverá a tener un orgasmo más, una vez su vagina está tan lubricada y sensible.

5) Y, ante todo, pídele su complicidad y confianza en tu amor y capacidad amatoria. Si te hace reproches respecto a la medida de tu pene y no pone nada de su parte para que juntos puedan disfrutar por igual en la cama, sinceramente me parece que no es una pareja digna de tu cariño.

Consúltame todas tus dudas y confidencias sobre sexo, con discreción garantizada, a sexo21@peru21.com Los antiguos griegos consideraban que el pene ideal debía ser de tamaño discreto y forma delicada, lo cual indicaba que su dueño era una persona civilizada: los penes grandes eran despreciados. Y así lo refleja su canon artístico.

Datos

La hiperrealidad presentada en el porno convencional (con actores dotados de miembros monstruosos) ha influido negativamente en las expectativas íntimas de hombres y mujeres, causando ansiedad y estrés en varones perfectamente operativos sexualmente.

La obsesión masculina por el tamaño de su pene puede llegar a convertirse en un Trastorno Dismórfico Corporal (TDC), preocupación desproporcionada por algún defecto físico propio, real o imaginado. Ante la duda: ¡gocen lo natural!

EL SEXO ES COOLTURA

Hung (2009-2011)

El actor Thomas Jane en HUNG

Serie de TV protagonizada por el eficaz Thomas Jane, en la que encarna a un ex deportista que en su madurez termina reciclándose laboralmente como gigoló, para sacarle partido a su mayor cualidad física.

El amante de Lady Chatterley (1928)

Edición por la estadounidense Modern Library de El amante de Lady Chatterley

La riqueza de esta novela de D.H. Lawrence alcanzó incluso al neuropsicoanálisis: en dicho campo se denomina "Fenómeno Lady Chatterley" a aquel por el cual el mismo acto sexual puede juzgarse de modos opuestos, dependiendo de la subjetividad: un pene puede resultar ridículo o sublime, sea grande o pequeño.

Cerámica erótica en el Museo Larco de Pueblo Nuevo (Lima)

Huaco erótico pisquero de una tienda de souvenirs en Lima

La propia tradición de huacos eróticos Moches y de otras culturas precolombinas establece también un cliché de penes hipertróficos que incluso superan las dimensiones fantasiosas de la cultura moderna: hoy serían considerados pornográficos y ocultados por la doble moral social.

TAGS RELACIONADOS