La gama alta de pocas veces está pensada para diseñadores y usuarios de pesadísimos programas de edición ya sea de imagen y video, propios de su trabajo diario.

Encontrar una PC portátil que reúna una óptima capacidad de procesamiento, una interfaz rápida y la mejor calidad de pantalla con la resolución de color perfecta para el trabajo al que estará dedicada, es una tarea bastante difícil.

Es en esa línea especializada que Asus ha intentado adelantarse en la época con la presentación, en nuestro país, de la nueva ZenBook Pro Duo, una portátil con toda una serie de peculiaridades pensadas para el diseñador profesional.

A continuación, hice un recuento de sus principales aciertos, pero para ser justos, también mencionaré algunas características no tan buenas.

DISEÑO TODO EN UNO

A primera vista, la ZenBook Pro Duo tiene buena pinta. Cada bisel y cada junta del chasis metálico hace gala de una gran precisión y limpieza, con un pulido de la tapa que coincide, a propósito, con la posición del logo de Asus. Detalles que al buen observador, llaman a la vista.

La bisagra es, sin duda, una gran solución de diseño ya que crea un espacio de ventilación desde la base y a su vez genera una inclinación que mejora el angulo de visión de la screenpad plus y la experiencia de tipeo del teclado.

Pero lo que más llama la atención es la idea de la compañía de ofrecer la mayor cantidad de opciones en un solo producto. Esta portátil tiene unas dimensiones bastante contenidas pues a conseguido ofrecer múltiples posibilidades para interactuar con el equipo.

Desde un pad numérico, pasando por entrada para lápices ópticos, hasta la novedosa pantalla secundaria, todo incluido en un equipo que además cuanta con una gran potencia gráfica y de procesamiento, parece ser el sueño de todo diseñador.

Sin embargo, esta portátil parece haber sido pensada para usarla en un escritorio, ya que usarla en el regazo (una de las posiciones quizá no recomendables pero sí bastante usadas) se vuelve una tarea incómoda y hasta imposible. Sobre todo porque tiene el teclado y el trackpad a un mismo nivel, además de tener poco espacio para reposar las muñecas debido al espacio que ganó la pantalla secundaria en la base del equipo.

Sobre los puertos, la variedad de opciones y velocidades que ofrece este Thunderbolt 3 USB-C hace que este equipo no necesite gran numero de entradas. Sin embargo, al lado izquierdo el jack de audio y el thunderbolt podrían reducir el área de movimiento si se piensa usar un mouse y al contar con pantallas 4K sería ideal una conexión ethernet para streamear de contenidos a alta resolución, pero me temo que no cuenta con esta conexión.

DESEMPEÑO

Conectado a la toma de corriente y con el software que le saque partido (en nuestro caso blender y Premier Pro) la RTX 2060 ofrece una experiencia en pantalla fluida con una resolución excelente. Además de la capacidad de procesamiento de gama alta que ofrece su Intel Core de novena generación con 8 núcleos.

El sistema operativo Windows 10 Pro no llega a ser completamente fluido incluso cuando bajamos la resolución a 1920 x 1080. En general algunas transiciones y animaciones como el cambio de ventanas se ven muy cortadas que podría ser un inconveniente con algún controlador o con alguna actualización del sistema pendiente.

Viene con un teclado que no resalta por alguna feature en especial, pero sin embargo es muy equilibrado tanto en su layout como en el recorrido de las teclas. No cuesta nada acostumbrarse a él y de hecho es muy silencioso.

LLevar el sello de Harman Kardon le permite al equipo reproducir audio al maximo de volumen sin distorsiones notorias y con una gran calidez para ser una laptop. Ambos parlantes están ubicado en los laterales evitando que el sonido se vea perjudicado cuando llevamos el equipo sobre las piernas.

Y el Touchpad todo en uno funciona sin problemas, ofrece una superficie un tanto reducida pero la respuesta al click es bastante agradable. Como extra ademas Asus ofrece la posibilidad de mostrar un number pad sobre la misma área, bastante práctico para el usuario específico.

El sistema Stylus es preciso pero resulta incómodo al no encontrar un superficie de apoyo buena además que no notamos que los niveles de presión sean muy variados. Sin embargo, esta tecnología resulta innovadora en una portátil de este estilo y una vez acostumbrado a ella, las ventajas son exponenciales.

LAS PANTALLAS

Como ya es costumbre en esta columna, dejamos quizá lo mejor para el final y lo más llamativo de la Zenbook Pro Duo son sus dos pantallas de alta resolución 4K OLED que reproducen 100% del espacio de color DCI-P3 y además está validada por Phantone, aunque no pudimos ponerla a prueba en este sentido.

Además, las pantallas poseen ángulos de visión consistentes, un dato que en muchas portátiles suele ser puro marketing, pero en este equipo se hace realidad. No importa desde donde veas la pantalla, siempre ofrece una visión muy consistente y casi sin variaciones.

Otra de las opciones que ofrecen las dos pantallas es la de multitarea real ya que ambas nos dan la posibilidad de visualizar/monitorear varios procesos dentro de nuestro workflow (flujo de trabajo), evitándonos el constante cambio de ventanas y ayudándonos a manejar varias fuentes de información al mismo tiempo y en un solo vistazo.

Ambas pantallas tienen tecnología touch pero en espacial el tanden que se consigue entre el teclado y la pantalla inferior hace que sea muy cómodo manejar el equipo en vez de depender de un pad o mouse.

Pero por ser lo más llamativo y novedoso de esta portátil, nos obliga a enfocarnos también en los pequeños problemas que tienen como la distancia entre pantallas que genera la bisagra y que en ocasiones no sea continua. Esto, además, ocasiona que el puntero del mouse suela perderse muy a menudo, debido a que la pantalla principal no tiene un tope/limite en la parte inferior.

Ambas pantallas resaltan por su resolución parcial o total 4K, pero en el caso de la pantalla inferior esta alta resolución no es tan apreciable y por el contrario hace que los elementos en ella se vean un tanto pequeños y la diferencia en el reescalado ocasiona que las ventanas varíen sus dimensiones según la pantalla que la acoja generando una experiencia muy cambiante.

CONCLUSIÓN

Asus ha hecho un gran trabajo con la capa de software que permite intercambiar y administrar las ventanas entres ambas pantallas, pero aún así hay muchos vacíos en la interfaz y en ocasiones esto termina desorientando bastante. El Screenpad plus suele ser útil pero se extraña un funcionamiento mas inteligente y que responda al contexto o necesidades de uso automáticamente, pero esto es mas un inconveniente de Windows y sus programas, pues parece que la compañía se adelantó a su época. Windows 10 Pro no está preparado para portátiles así.

Pese a esto, la ZenBook es quizá la única portátil del mercado que ha sabido incluir todo lo que un diseñador profesional querría en un equipo. Esta versatilidad avanzada a su época la vuelven en una de las mejores del mercado actual.

Esperemos que la ZenBook Pro Duo se mantenga al día y pueda acceder a la nueva propuesta de Microsoft y su Windows 10 X, el nuevo sistema operativo optimizado para dispositivos de pantallas duales, pensado justamente para portátiles como esta.

Puntaje: 4/5