Internet llegó a sus aulas y para ellos, la experiencia es la mejor que han podido tener. Los niños lo expresan en sus rostros, y en el tiempo que permanecen atentos a las indicaciones de sus maestros para descubrir todo lo que hay en la red de manera responsable y didáctica. En Zaña, la llamada 'ciudad fantasma' de Chiclayo, Internet ya no es una ilusión, y la educación ha tenido un impacto importante. 

Los beneficiarios del programa de “Educación Digital” en la región Lambayeque están en la I.E. N° 11527 Antonio Raimondi del Centro Poblado Saltur, distrito de Zaña. Es una de las 157 escuelas de las provincias de Chiclayo, Ferreñafe y Lambayeque que es parte del programa y que busca -mediante el uso de la tecnología- mejorar y enriquecer la enseñanza y aprendizaje de más de 73 mil escolares y 2 mil docentes de la región. Es un día especial en esta parte de Zaña. Grandes y chicos se muestran contentos. Alumnos, profesores y padres de familia.

Este distrito fue una de las zonas más afectadas por las lluvias y, hasta hace unos años, los pobladores tenían que arriesgar sus vidas al cruzar el río para realizar su vida cotidiana. La tecnología parecía algo remoto.

Los estudiantes de Zaña acceden hoy a recursos tecnológicos adecuados junto a historias animadas y juegos virtuales.

Además, pueden desarrollar competencias estipuladas en el currículo escolar que busca que los escolares puedan producir contenidos digitales.

El Proyecto “Aula Digital” distribuye unas maletas que contienen el equipamiento tecnológico que los docentes utilizan con sus alumnos en las aulas. El colegio Antonio Raimondi cuenta con tres maletas con 30 tablets, un proyector y un servidor con intranet educativa; una plataforma virtual de gestión de clases con contenido educativo para el nivel primaria: que contiene más de 1000 horas de contenidos disciplinares en matemática, lengua española, ciencias, tecnología y ciudadanía.

Las profesora Verónica Seclen Rojas y Noemí Mondragón Gonzáles agradecen este aporte, y consideran que ha sido clave para los niños y niñas, quienes las rodean emocionados, porque lo nuevo emociona y el alumnado de Zaña ha encontrado oportunidad para aprender de manera divertida. 

Desde finales del 2017, un grupo de alumnos ya utilizan las tecnologías en la educación, principalmente en dos actividades:
1. Aprender matemática con una app creada en Perú denominada Oráculo Matemático: es un juego creado por la PUCP y la Fundación Telefónica que motiva a los alumnos resolver problemas de aritmética, cálculo mental y geometría mientras suben de nivel en mundo virtual de la época medieval. Su aprendizaje lo han demostrado en ferias regionales y en un concurso nacional del Oráculo Matemágico.

2. Proyecto Organizadores visuales: los alumnos procesaban sus clases diarias y creaban organizadores visuales que les permitía resumir los temas para luego utilizarlos como esquemas o ayudas memoria digitales como parte de sus técnicas de estudio.

Estudiar y aprender no tienen que ser procesos aburridos. 

Fundación Telefónica. (Esther Vargas)