Viernes, 30 de abril del 2021

La educación de calidad

La Escuela Profesional de Administración de Negocios Globales fue acreditada por la agencia norteamericana ACBSP.

La educación de calidad
La educación de calidad no solamente consiste en impartir conocimientos o en mejorar la infraestructura. Tiene que ser formadora de valores.

La educación universitaria se tiene que centrar en formar profesionales altamente competitivos, con actitudes adecuadas a su especialidad y con sólidos valores. Combinando estos tres aspectos, la sociedad recibe al profesional que requiere para su adecuado desarrollo.

“La Universidad Ricardo Palma tiene la orientación de brindar una educación de calidad; por eso constantemente está preocupada en capacitar a los profesores, renovar los planes curriculares, determinar cuál es el perfil del ingresante y de los egresados, y en darle al estudiante la infraestructura tecnológica, bibliotecas y lo que necesite para que pueda desempeñarse adecuadamente”, explica el doctor Víctor Castro Montenegro, director de la Escuela Profesional de Administración de Negocios Globales.

Sin embargo, con la llegada de la pandemia, el contacto humano personalizado, que ayuda muchísimo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, se vio desplazado y puso a la educación de calidad frente a nuevos retos.

“En una clase presencial, el maestro puede observar si el estudiante está atento, razonando y con interés; y el estudiante también busca establecer una relación mucho más cercana con su profesor. Con la virtualidad, ese contacto disminuye. Sin embargo, el sistema virtual no debe ser un impedimento para que el profesor transmita pasión en sus clases. Además, tiene también grandes ventajas: puedes preparar un video, entregar libros digitales o convocar a una reunión virtual para discutir un caso, coordinar un trabajo de investigación o generar una lluvia de ideas. Lo que no debe faltar, bajo ninguna circunstancia, es la cámara prendida y la participación directa de los estudiantes. Una clase está diseñada para que el estudiante razone, despierte su creatividad y aporte ideas adicionales a las que le puedan dar. Esa es su esencia”, subraya el Dr. Víctor Castro.

Agrega que la enseñanza virtual también debe ser aprovechada para enseñarle al estudiante a ser responsable con sus estudios, y también ético, por ejemplo, en los exámenes. Debe explicársele que, al no poder estar presente, el profesor confía en él, y el estudiante no puede faltar a dicha confianza. De esta manera, también se le está formando en los valores que le ayudarán en su vida cotidiana y profesional.

CERTIFICACIÓN ACBSP

El Dr. Víctor Castro Montenegro resalta que son las acreditadoras las que evalúan si efectivamente una universidad está brindando una educación de calidad. Justamente, la Escuela Profesional de Administración de Negocios Globales que él dirige acaba de ser acreditada por la Accreditation Council for Business Schools and Programs (ACBSP) de Estados Unidos, una de las mejores acreditadoras de escuelas de negocios del mundo.

“Ellos nos han evaluado. Han visto si cumplimos las condiciones de calidad en función a cómo es la estructura curricular, dónde están nuestros egresados, qué cargos están desempeñando, qué empleabilidad tenemos, cuántos profesores son doctores y maestros, cuál es nuestra filosofía educativa, cómo hemos determinado los procedimientos para la enseñanza de las asignaturas, cuáles son nuestras metodologías, si hacemos investigaciones o no, si publicamos o no, cómo aportamos a la sociedad, y han determinado que sí reunimos las condiciones para ser acreditados”, resalta.

De esta manera, la Escuela Profesional de Administración de Negocios Globales se incorpora a un grupo de universidades acreditadas por ACBSP, que son más o menos 1,200 a nivel mundial. Esto le permite establecer vínculos para generar doble titulación, realizar intercambio de estudiantes y docentes, hacer investigaciones conjuntas, tener y brindar profesores visitantes virtuales, etc.

“Es un paso importante hacia la internacionalización, a la expansión completa de nuestra Escuela, no solamente a nivel latinoamericano, sino mundial, porque ACBSP tiene universidades acreditadas en los cinco continentes y ahora somos parte de ese grupo. Además, esta acreditadora se caracteriza porque te integra inmediatamente a actividades conjuntas con las demás universidades acreditadas, lo que te permite seguir mejorando, porque la calidad es un trabajo continuo, no tiene límites”, expresa.

Gracias a esta acreditación, los estudiantes de la URP participarán en torneos internacionales sobre distintos temas, como marketing, finanzas y negocios internacionales. Es de resaltar que el año pasado asistieron como invitados, y a pesar de ser novatos obtuvieron el noveno lugar entre más de 240 universidades.

Como no podía ser de otra manera, el Dr. Luis Ernesto Quineche Gil, Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (FACEE), expresó su felicitación al Dr. Víctor Castro Montenegro, director de la Escuela Profesional de Administración de Negocios Globales, y a todo el personal que trabajó para conseguir esta acreditación. “Estamos felices de tener a otra de nuestras Escuelas acreditadas, esta vez por la ACBSP (Accreditation Council for Business Schools and Programs), una de las mejores acreditadoras de Escuelas de negocios del mundo. Felicitaciones y que sigan los éxitos”, manifestó.

DESDE EL EXTRANJERO

La Escuela Profesional de Administración de Negocios Globales tiene en estos momentos muchos chicos que están asistiendo a sus clases desde China, Italia, Bélgica e Inglaterra, lo que es una ventaja propia de la virtualidad, y los profesores deben adecuarse a esta nueva dinámica buscando metodologías que les permitan utilizar eficientemente la tecnología, en beneficio de los estudiantes. Sin embargo, la educación de calidad no solamente consiste en impartir conocimientos o en mejorar la infraestructura. Tiene que ser formadora.

“Tenemos que generar en los chicos las actitudes. Esto se logra a través de una conversación directa, con ejemplos y casos de tanta gente que sin tener nada construyeron grandes imperios. Un estudiante debe tener las actitudes que su profesión requiere, y esto tiene que ir acompañado de valores, que son un pilar fundamental de una educación de calidad”, explica Montenegro.

Considera que las redes también pueden ser utilizadas para la enseñanza-aprendizaje, pero siempre guardando el respeto, los límites y las normas adecuadas de la relación profesor y estudiante. Tampoco hay que acostumbrar a los estudiantes a las limitaciones de la comunicación por red, donde se reducen las palabras o se cambian por símbolos. Esto no permite que el estudiante desarrolle adecuadamente una idea.

“No creo que esto sea bueno para el desarrollo cognitivo y adecuado del profesional que queremos formar. Si las sabemos utilizar convenientemente, son efectivas, pero cuando el estudiante tenga que desarrollar, ampliar, describir, analizar, profundizar sobre los temas, debemos hacer que utilicen un método más adecuado”, puntualiza.

En la Universidad Ricardo Palma, la educación de calidad se sostiene sobre tres pilares: el proceso de enseñanza-aprendizaje, que tiene que ver con la adquisición y el desarrollo de conocimientos; el fomento de las actitudes que la futura profesión exige, y el cultivo de los valores esenciales que hagan del estudiante un profesional ético, de éxito y triunfador en la sociedad global que actualmente estamos viviendo.

  • 0
  • 0
  • 0