AFP. Los yemeníes eligieron el martes un sucesor al cuestionado presidente Ali Abdallah Saleh en una elección presidencial que es el logro de un levantamiento popular, y que estuvo marcada por actos de violencia en el sur autonomista, con saldo de diez muertos.

Más de 12 millones de electores fueron convocados en estos comicios organizados gracias al acuerdo que permitió a Saleh dejar el poder a cambio de la inmunidad para él y los suyos.

Este acuerdo convierte a Yemen en el primer país árabe donde un levantamiento conduce a una solución negociada.

Estados Unidos afirmó este martes que está "alentado" por la votación en la que los yemeníes buscan poner fin a 33 años del régimen del presidente Alí Abdalá Saleh y llamó a avanzar hacia una transición democrática.

"Estamos satisfechos y felicitamos a los yemeníes por iniciar realmente este proceso, tomando el control como población y los apoyaremos en las próximas etapas", dijo la portavoz del departamento de Estado, Victoria Nuland, a los periodistas.

"Lo consideramos un referéndum muy fuerte y positivo de los yemeníes en favor de la transición sobre la cual los líderes estuvieron de acuerdo", dijo durante su conferencia de prensa diaria.