Tropas sirias intensificaron el domingo sus cañoneos contra los barrios rebeldes en Homs, de acuerdo con activistas que dijeron que las condiciones humanitarias son cada vez más graves en esa ciudad del centro de Siria, informó AP.

Los activistas exhortaron a que se permita la evacuación de unas mil familias en peligro de morir y de decenas de heridos que no pueden obtener atención médica adecuada.

Las áreas rebeldes de la ciudad han estado bajo intensos cañoneos gubernamentales desde hace una semana, parte de una gran escalada de la violencia en todo el país, que .

"La situación humanitaria en Homs es muy difícil", dijo Rami Abdul Rahman, quien dirige el , con sede en Londres. "Es muy claro que el ejército quiere retomar Homs", agregó.

El Observatorio llamó a la ONU a que intervenga y saque a los centenares de familias de Homs, que incluyen a mujeres y niños. Dijo que sus vidas están en peligro.

El general de división Robert Mood, jefe de la misión de observadores en Siria, dijo el sábado que la intensificación de los enfrentamientos en los últimos 10 días "representan riesgos importantes" para los observadores desarmados que fueron enviados a todo el país, por lo que impiden su mandato.

La decisión de retirar a los observadores se produjo después de semanas de crecientes ataques, incluidas presuntas matanzas que habrían dejado decenas de muertos.

Los grupos opositores dicen que más de 14.000 personas han muerto desde el inicio de la crisis en Siria en marzo del año pasado.

El gobierno sirio dijo que le informó a Mood que entiende la decisión de retirar los observadores de la ONU, pero culpó a los rebeldes de la escalada bélica.

muestran las condiciones en que ha caído el llamado "bastión rebelde" desde .