Los habitantes de (norte de Texas, Estados Unidos) tuvieron más de una razón para quedarse en sus casas durante la tarde de ayer. Una serie de tormentas eléctricas afectaron el área, donde cayó granizo, cuyos granos eran del tamaño de "una pelota de beisbol", .

muestran los estragos originados por el fenómeno meteorológico que, si bien no causó la muerte de ninguno de los habitantes de la zona, dejó un número indeterminado de heridos leves y daños millonarios.