Las tropas del gobierno bombardearon hoy por tercer día consecutivo las posiciones de los rebeldes en la norteña ciudad siria de , informó el , con sede en Londres.

Según esta fuente, hubo fuertes bombardeos en los distritos de Salaheddin y Al Sukkari. En Salaheddin, Al Issa y Athamiya había además combates en tierra.

Las informaciones sobre el avance del ejército son contradictorias. "Salaheddin ha sido reconquistado por completo", citó esta mañana la televisión estatal siria a un militar de alto rango, afirmación desmentida por la oposición.

"La afirmación carece de todo fundamento", declaró el comandante rebelde Abu Omar al Halebi a la agencia de noticias DPA. Según su versión, las tropas gubernamentales intentaron tomar nuevamente Salaheddin con tanques, pero el ataque fue repelido.

Al Halebi señaló que los rebeldes tomaron además un importante puesto de control en el noroeste de la ciudad después de 10 horas de combates. "Este paso abre un corredor para nosotros para transferir armas y equipo médico entre Alepo y la frontera turca", dijo.

Fuentes de los activistas hablaron de al menos diez soldados gubernamentales muertos en Alepo, mientras que el Observatorio informó de cinco muertos en el resto del país. También habría resultado herido un periodista que trabaja para Al Jazeera.

El presidente , la segunda ciudad del país y que podría ser clave para el futuro de la revuelta contra su régimen. El control del centro comercial y de negocios, ubicado a solo 50 kilómetros de la frontera con Turquía, podría significar la victoria o la derrota de los rebeldes.

. La Cruz y la Media Luna Roja estiman que en los últimos días han huido de Alepo unas 200.000 personas. Pero al parecer muchos de los dos millones de habitantes de la ciudad siguen allí.

"Nadie sabe cuánta gente está atrapada en lugares en los que se sigue combatiendo", afirmó la coordinadora de ayuda de emergencia de la ONU Valerie Amos el domingo en Nueva York. La funcionaria instó a las tropas del régimen y a los rebeldes a proteger a los civiles y permitir el acceso de los cooperantes.

En la sureña ciudad de Daraa, las fuerzas gubernamentales bombardearon un campamento de refugiados, según la oposición, y también hubo combates en la zona. Los activistas aseguraron asimismo que 12 oficiales del ejército sirio desertaron a Turquía con sus familias.

El domingo murieron al menos 150 personas, entre ellas 45 soldados, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos.

Por otra parte, Francia anunció que ante la escalada del conflicto en Siria quiere convocar antes del final de esta semana una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU.

"El pueblo sirio vive un martirio y el torturador se llama Bashar al Assad", declaró Laurent Fabius, ministro de Exteriores galo, en cuya opinión ya nadie puede decir que se trata de un asunto interno del país, declaró en radio RTL.

Francia asume este miércoles la presidencia mensual rotatoria del Consejo de Seguridad.