Zonas controladas por rebeldes seguían siendo blanco este sábado de bombardeos por parte del ejército sirio, al tiempo que el gobierno desmintió la deserción de su vicepresidente , ampliamente anunciada por canales árabes citando a fuentes insurgentes, informó la agencia de noticias AFP.

La norteña localidad de Azaz, situada en la provincia de , fue bombardeada este sábado por la aviación del régimen, informó el (OSDH), una ONG que se apoya en una red de militantes y de testigos.

Asimismo, barrios de Alepo, teatro desde hace un mes de una batalla crucial entre los rebeldes y el régimen, estaban siendo bombardeados y se registraban combates en otros sectores.

Por su parte, la ciudad de Hirak, en la provincia de (sur), era el blanco de fuertes bombardeos y la de , donde los rebeldes siguen controlando varios barrios, el sector de Jaldiyé estaba siendo bombardeado, lo que ha causado un muerto entre los civiles.

En tanto, en Damasco, el general Babacar Gaye, jefe de la misión de observadores de la ONU que expira el domingo, acusó al ejército regular y a los rebeldes de no respetar las obligaciones en materia de protección a civiles, que mueren por decenas a causa de los bombardeos y los combates, informó la agencia de noticias AFP.

"Las dos partes tienen la obligación, en el marco del derecho humanitario internacional, de asegurarse que los civiles sean protegidos", declaró el jefe saliente de la UNSMIS ante la prensa en Damasco. "Esas obligaciones no han sido respetadas", agregó, según consignó la agencia.

Por otro lado, de acuerdo a la agencia nacional libanesa, tres sirios fueron secuestrados el sábado por cuatro hombres en la carretera que va al aeropuerto internacional de Beirut. que tres de los cinco sirios secuestrados fueron liberados.