Decenas de miles de personas protestaron el viernes en antes de las elecciones locales, en una gran prueba para el nuevo líder de la ciudad mientras que el descontento de los votantes, por lo que es percibido como una intervención de China, amenaza con redibujar el panorama político, según informó Reuters.

Esta vez, la legislatura de Hong Kong tendrá un sabor más democrático, pues se ha expandido de 60 a 70 escaños, aunque sólo poco más de la mitad de ellos serán elegidos directamente el domingo.

Los resultados probablemente van a reflejar una reciente alza del sentimiento anti China, que se ha visto exacerbado por un plan curricular escolar que ensalzará los logros del Partido Comunista chino.

Miles de personas se han manifestado fuera de oficinas gubernamentales la última semana para exigir la eliminación del nuevo programa escolar, lo que ha forzado a Leung Chun-ying a cancelar lo que habría sido su primer gran compromiso internacional como líder de Hong Kong en una reunión del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en Rusia.

El viernes por la noche, las multitudes aumentaron mientras decenas de miles de ciudadanos, muchos de ellos vestidos de negro, denunciaban el currículum escolar como propaganda del Partido Comunista en la ex colonia británica que se enorgullece de sus libertades 15 años después de que Londres le otorgó el control de la ciudad.

"Estoy realmente asustado (sobre) esta educación nacional", declaró un bombero jubilado en una multitud junto a su nieto de cinco años. "Ellos realmente no están diciendo la verdad. Le están mintiendo a los niños", agregó.

Los organizadores dijeron que 120.000 personas llegaron a la manifestación, mientras que la policía afirmó que la cifra fue de 36.000 asistentes.

Hong Kong es un centro capitalista que goza de un alto grado de autonomía, pero Pekín ha resistido a la presión pública para otorgarle una democracia total y ha mantenido un alto grado de influencia en la esfera política, de medios de comunicación y académica.

Videos recopilados por .