Unas 4.000 personas que fueron evacuadas el viernes por , cerca de la turística Marbella (sur), regresaron a sus hogares el sábado y el fuego fue controlado tras devastar más de 5.000 hectáreas, informó AFP.

"Se ha podido frenar por completo el perímetro del incendio, por lo que se ha dado por estabilizado", informó por la tarde un comunicado de la Junta de Andalucía, el gobierno autónomo regional.

"Las tareas de extinción, sin embargo, proseguirán en la zona, dado que en el interior del perímetro aún pueden permanecer puntos calientes", agregó. "Es necesario refrescar bien el terreno antes de despejar por completo la posibilidad de que se produzcan reproducciones", precisó.

Durante la mañana, pudieron volver a sus casas todos los vecinos de Ojén, localidad de unos 3,000 habitantes, que fue evacuada por completo, informó a la AFP una portavoz de la Junta.

Se vieron también afectados los municipios de Marbella, Mijas, Alhaurín El Grande, Coín y Monda, cuyos vecinos regresaron en la víspera.

Junto a una de las casas alcanzadas por las llamas en Ojén, los socorristas encontraron el viernes el cadáver calcinado de un hombre, que un primer momento fue identificado como un británico de 78 años. Sin embargo, el sábado las autoridades rectificaron esa información.

"Ha habido algún tipo de confusión, era muy difícil identificar el cadáver", explicó la portavoz. "Según la información disponible se trata de un alemán de 54 años que responde a las iniciales C.R.", precisó.

Otras cinco personas resultaron heridas en el incendio, que se declaró el jueves por la tarde en la zona montañosa que domina las famosas playas de la Costa del Sol, muy apreciadas por los turistas extranjeros.

Equipados con mangueras y autobombas, unos 400 bomberos trabajaron sobre el terreno durante toda la noche ayudados al llegar el día por medios aéreos.

Según una estimación provisional, las llamas, que el viernes llegaron a tener un frente de 12 kilómetros de ancho, afectaron más de 5.000 hectáreas, incluyendo zonas pobladas.

España registra este verano incendios devastadores después de sufrir el invierno con menos precipitaciones desde hace 70 años.

Según datos del Ministerio de Agricultura, las llamas arrasaron 153.156 hectáreas entre el 1 de enero y el 26 de agosto, es decir, el 0,55% de la superficie forestal del país, una catástrofe sin precedentes en los últimos diez años.

En esta nota agregamos videos ciudadanos que fueron subidos a YouTube hoy por personas en el lugar del incidente.