Machu Picchu, nuestro más emblemático monumento, es escenario para que el deportista , especializado en el freerunning, muestre algunas de sus mejores acrobacias. El templo de Coricancha es otro de los lugares que Doyle visita.

El es una disciplina similar al donde sus practicantes, llamados freerunners, utilizan los obstáculos del entorno para realizar movimientos acrobáticos a través de las estructuras.

Este comercial, hecho para la bebida energética Red Bull, es , como el Taj Mahal en India, las calles de Río de Janeiro en Brasil y frente al Coliseo de Roma (Italia).

Como extra añadimos un video del saltador BASE belga Cedric Dumont lanzándose de la (departamento de Amazonas), la más alta de nuestro país.

Pese a lo interesante del video de Doyle, queda una pregunta: ¿Qué apropiado es que alguien realice una producción de este estilo en un monumento que debe ser conservado, tomando en cuenta durante la grabación de un comercial de cerveza?

Vía