Científicos del desarrollaron un robot con un diseño similar al de las tortugas marinas, con miras a que este pueda servir para observar cualquier incidente bajo el agua, como derrames de petróleo, daños a los cascos de los barcos y naufragios.

Llamado , este mecanismo toma como modelo al animal en peligro de extinción debido a su cuerpo rígido y amplio, que le da a su versión artificial suficiente espacio para sus delicados sensores y baterías.

Dos pares de paletas imitan con fidelidad el movimiento de las tortugas marinas, permitiendo que este aparato se desplace con naturalidad.

Según , el robot mide un metro de longitud y tiene 75 kilogramos de peso. Alcanza una velocidad estimada de 2 metros por segundo y puede sumergirse hasta 100 m. de profundidad.

Naro-Tartaruga sigue en fase de desarrollo y su movimiento debe ser controlado por un ser humano, aunque la aspiración de sus creadores es darle completa autonomía.

Esta no es la primera vez que científicos se inspiran en el reino animal para sus creaciones. , una empresa con estrechos lazos a la estadounidense (DARPA por sus siglas en inglés), ha revelado en los últimos meses tanto una mula como un guepardo robóticos, el primero diseñado con la intención de , el segundo cuenta con la .

Vía .