Ben Levi, un fanático de la franquicia , decidió incluir su juego favorito en uno de los momentos más importantes de su vida: proponerle matrimonio a su novia.

Según el , el joven empresario de 30 años se comunicó con Rovio, la compañía que desarrolla el popular videojuego, para pedirles elaborar un nivel especial en Angry Birds Friends.

Cuando el plan estuvo listo, llevó a Melissa, su entonces enamorada, a cenar y le pidió que juegue en su tablet. Al entrar al tercer nivel, se podía leer en la pantalla "Cásate conmigo, Mel", mientras Ben se ponía de rodillas.

Rovio grabó el emotivo momento y lo compartió en .