Un impactante video de 15 minutos, que muestra a la Kasatka sumergiendo a su entrenador Ken Peter, ha vuelto a poner en debate la utilización en espectáculos de animales salvajes en cautiverio.

La grabación fue tomada el 29 de noviembre del 2006, en el espectáculo Believe del parque acuático ubicado en San Diego, California.

Según David Kirby, autor del libro (Muerte en SeaWorld), fueron los chillidos de Kalia, la cría de dos años de Kasatka, los que habrían desencadenado el incidente. Puede leer un recuento del mismo, en inglés, .

En el video se puede ver cómo el enorme mamífero sumerge y mantiene bajo el agua por largos periodos a su entrenador, a quien sujeta por el pie. Después de varios minutos, los otros entrenadores logran liberar a su colega con la ayuda de una red. Peter fue llevado al hospital con heridas leves en sus dos pies, donde fue sometido a una cirugía y se le administraron antibióticos por vía intravenosa durante tres días.

Estas imágenes fueron inicialmente mostradas en septiembre del 2011, en el contexto de un juicio realizado por el gobierno estadounidense acusando a SeaWorld de poner en peligro a sus empleados, dejándolos a merced del temperamento de los animales. El proceso judicial se originó por la muerte de la .

Las orcas en captividad que las que se encuentran en libertad, apuntó la doctora Naomi Rose de la Humane Society.

Una grabación similar, fechada 15 de noviembre del 2006, muestra a otro de estos instructores siendo arrastrado durante una presentación.