ReportuitGracias a los o trajes aéreos, el hombre ha podido imitar con mayor exactitud a los pájaros. Popularizados en los años 90, estas vestimentas aumentan la resistencia que crea el cuerpo del paracaidista al lanzarse por los aires. No debe extrañar que este deporte extremo sea considerado uno de los más peligrosos del mundo, solo practicado por los más temerarios y/o profesionales del paracaidismo.

El paracaidista noruego , a sus 26 años, ya ha se ha arrojado cientos de veces desde un avión o un risco para arriesgar su vida. ha subido la serie de videos Dream Lines, en la que demuestra sus mejores proezas usando el wingsuit.