ReportuitLa , reconocida internacionalmente por la venta de muebles, construyó un pequeño departamento, completamente decorado para satisfacer las necesidades cotidianas, dentro de la concurrida estación de Auber, París. Para completar el inusual cuadro, unos voluntarios se comprometieron a vivir durante seis días en la instalación de 54 metros cuadrados.

La compañía sueca realizó esta "puesta en escena", entre el 9 y 14 de este mes, para demostrar que los mobiliarios de IKEA pueden generar, al mismo tiempo, un ambiente estéticamente agradable y práctico, aún en los espacios más reducidos.

La subió una serie de videos donde muestra fragmentos de la vida que tuvieron los cinco voluntarios en su insólito hogar temporal, a la vista de curiosos y pasajeros de la estación parisina.